Manejo de impresiones sociales

Utilizamos toda una serie de estrategias para manejar las impresiones que causamos en los demás e intentar que éstas sean positivas.

  • Autopromoción: se trata de convencer a los demás de que uno es competente. Los inconvenientes de esta estrategia son que la competencia habla por sí misma, por lo que puede ser que su utilización lleve a otros a pensar que la competencia es mejorable.
  • Congraciarse: básicamente se trata de hacer cumplidos. El inconveniente es que si es muy obvia será percibida como no sincera y puede provocar el efecto contrario.
  • Autoverificación: se espera que la percepción de uno mismo por los otros se corresponda con la percepción de si mismo que tiene uno mismo. Si nos percibimos de forma positiva, nos gusta que los otros nos vean así, y si nos vemos de forma negativa, también. Por eso interactuamos con personas que nos ven cómo nosotros nos vemos a nosotros mismos.
  • Autoobservación: ajusta la presentación de uno mismo a las circunstancias. Snyder desarrolló el siguiente test para medir la autoobservación de las personas:
    • ¿Cambias tu comportamiento según las circunstancias?
      1. Mi comportamiento refleja mis actitudes, sentimientos y creencias.
      2. En situaciones diferentes y con diferentes personas actúo de forma diferente.
      3. Solo puedo discutir por ideas en las que creo realmente.
      4. Cuando no estoy seguro de cómo actuar en una situación social, me fijo en el comportamiento de otros para encontrar pistas.
      5. No cambiaría mis opiniones (o el modo en el que hago las cosas) para agradar a alguien o conseguir su favor.
      6. Tiendo a ser lo que los otros esperan de mí para llevarme bien.

Para conocer el resultado, suma un punto por cada afirmación verdadera y suma otro punto por cada afirmación impar que es falsa. Cuanto más alta sea la puntuación, se tiende más a cambiar el comportamiento en diferentes situaciones y con personas diferentes. Por lo tanto, cuanto más baja la puntuación más se tiende a tener los mismos comportamientos y actitudes con personas diferentes y en circunstancias diferentes.

Advertisements

La motivación

La motivación agrupa aquellas causas que determinan el comportamiento de un individuo. Esta motivación puede ser intrínseca (realización de una actividad porque nos gusta, o porque nos reporta un gran interés y disfrute) o extrínseca (por obligación, por evitar un castigo o conseguir una recompensa). Según Sheldon (2005), seguir comportamientos o realizar actividades por una  motivación extrínseca puede tener consecuencias negativas en el bienestar psicológico y por extensión, en el nivel de satisfacción de la vida del individuo.

Proponemos un test si quereis descubrir qué tipo de motivación os mueve. Puntuad del 1 (nunca o casi nunca) al 4 (siempre o casi siempre) las siguientes frases:

  1. Me gusta intentar resolver problemas complejos.
  2. Me motivan mucho el dinero/calificaciones que consigo.
  3. La curiosidad impulsa muchas cosas que hago.
  4. Me motiva mucho el reconocimiento que puedo obtener de los demás.
  5. Prefiero resolver las cosas por mi mismo/a.
  6. Necesito sentir que gano algo con lo que hago.
  7. Para mi es importante hacer algo con lo que disfruto.
  8. Para mi el éxito significa hacer las cosas mejor que otras personas.
  9. Me siento más cómodo/a cuando puedo fijar mis propios objetivos.
  10. Prefiero trabajar en proyectos con procedimientos especificados claramente.

Para conocer el resultado, sumad por un lado los puntos dados a las frases pares y por otro los dados a las frases impares. Las frases correspondientes a los números impares corresponden a la motivación intrínseca, mientras que los pares reflejan la motivación extrínseca. Por lo tanto, según la puntuación podréis saber si vuestra motivación es más intrínseca que extrínseca, o viceversa.