Sesgos cognitivos

Los sesgos cognitivos son tendencias psicológicas inconscientes que sirven para simplificar la información que recibimos y facilitar, aunque también condicionar, el análisis que realizamos de la realidad. Algunos de ellos son:sesgoscognitivos

  1. Correlación ilusoria: tendencia a sobreestimar la asociación de variables que están ligeramente correlacionadas, o que incluso no están correlacionadas.
  2. Error fundamental de atribución: tendemos a realizar atribuciones de disposición para comportamientos negativos y atribuciones circunstanciales para el comportamiento positivo de los miembros de fuera del grupo, y viceversa para los éxitos y fracasos del propio grupo. ¿Por qué hacemos esto? En parte porque nos hace sentirnos más seguros en un mundo impredecible. La creencia de que las cosas malas les ocurren a malas personas y las cosas buenas a las buenas personas se denomina creencia en un mundo justo (Lerner 1988). En su extremo, lleva a comportamientos del tipo culpar a la víctima (se merece lo que le sucede).
  3. Efecto de control: percibimos los estímulos que difieren de nuestras expectativas como más diferentes de lo que realmente son.
  4. Sesgo de confirmación: tendencia a ver la realidad conforme a las expectativas propias. Interpretamos informaciones ambiguas para apoyar nuestros estereotipos y percibimos el mismo comportamiento de diferente modo dependiendo de nuestras creencias. Igualmente, ignoramos la información que no concuerde con nuestras expectativas.
Advertisements

Qué herramientas utilizamos para mantener un autoconcepto positivo

Se denominan sesgos cognitivos y pueden agruparse en sesgos de autoservicio, creencias sesgadas, comparaciones sesgadas y sesgos de comportamiento. Veamos a continuación algunos de ellos:

Sesgos de autoservicio

  • Falsos recuerdos: tendencia a recordar las cosas de modo sesgado por el propio interés.
  • Efecto del falso consenso: sobreestimamos la cantidad de personas que comparten nuestras opiniones, actitudes y comportamientos.
  • Efecto de falsa singularidad: consideramos nuestros mejores comportamientos como menos comunes de los que son en realidad. A este efecto se debe que tendamos a creer que hay pocas personas con actitudes positivas y sobreestimemos la cantidad de personas con actitudes negativas.

Creencias sesgadas

  • Optimismo irrealista: cada persona se percibe con más posibilidades que las demás de vivir experiencias positivas y con menos que otras de vivir experiencias negativas.
  • Percepción de control: considerar que eventos total o parcialmente fuera de nuestro control pueden ser controlados por nosotros, lo que puede llevarnos a tomar actitudes arrogantes.

Comparaciones sesgadas

  • Disfrutar del reflejo de gloria (BIRG): asociarse a personas de éxito en la vida para incrementar los sentimientos de propia valía.
  • Comparaciones sociales hacia abajo: nos comparamos con personas que están en peores condiciones que nosotros en una determinada habilidad para sentirnos mejor con nosotros mismos. Experimentos demuestran que recurrimos a este tipo de comparaciones cuando nos sentimos mal con nosotros mismos.

Sesgos de comportamiento

  • Creación de obstáculos: nos creamos obstáculos en la consecución de nuestros objetivos de manera que, ante un posible fracaso, nos podamos escudar en ellos.