Cognición social (3): primado y otros atajos que inducen a error

Efectos del primado: incremento de la accesibilidad a un determinado concepto o esquema debido a una experiencia previa.

Falacia de la frecuencia de base: ignoramos las probabilidades generales de que ocurra un determinado evento. Por ejemplo: aunque la mayor parte de la gente piensa que volar es más peligroso que conducir, en realidad cada año hay más personas que fallecen en accidentes de automóvil que en accidentes de avión. También explica porqué fallamos cuando utilizamos la heurística de representatividad. Si, por ejemplo, sabemos que un hombre tiene como pasatiempo los acertijos matemáticos, tenderemos a pensar que su profesión estará relacionada con la ingeniería, por ejemplo, en lugar de pensar que quizás sea abogado.

Heurístico de anclaje y ajuste: Es un atajo mental  según el que confiamos en un punto de partida al hacer una estimación pero no nos ajustamos adecuadamente a este ancla. Confiamos tanto en nuestro valor inicial que tenemos dificultades para  ajustarnos incluso cuando esa ancla es errónea.


Cognición social. Errores (1)

Se entiende por cognición social la capacidad de seleccionar, interpretar y utilizar la información para conocer el mundo social que nos rodea. Para tomar decisiones a este nivel, con frecuencia confiamos en un pensamiento automático a un nivel inconsciente. No es intencional, no cuesta esfuerzo y se basa en heurísticas (es decir, reglas o estrategias para encontrar una solución eficiente a un problema) que nos ahorran tiempo pero que nos pueden llevar a ideas erróneas, como por ejemplo, cuando tomamos decisiones basándonos en la intuición. En ese caso, confiamos en nuestro instinto en lugar de basarnos en información más objetiva. Otro ejemplo lo presenta la toma de decisiones mediante la heurística de disponibilidad, que consiste en hacerse un juicio basado en la facilidad de traer un recuerdo o evento a la mente. Cuanto más accesible y vivo el recuerdo, más probabilidades de veracidad le otorgamos. Sin embargo, en la sociedad moderna, con la sobre-exposición a los medios de comunicación, esta heurística puede fallar. Igualmente, los esquemas mentales que utilizamos para organizar la información influyen en nuestras decisiones. Los estereotipos serían un ejemplo de esquemas mentales. Veremos algunos de los esquemas mentales más frecuentes en el siguiente post.