Relaciones satisfactorias

Uno de los elementos que parece influir en las relaciones que desarrollamos como adultos son los estilos de apego. Estos estilos se desarrollan a partir de las experiencias tempranas de la persona con sus cuidadores o padres. Investigaciones sugieren que el estilo de apego determinará el tipo de relaciones que desarrollaremos como adultos.

El estilo de apego seguro se desarrolla cuando los padres/cuidadores atienden las necesidades del niño y están disponibles para él cuando lo necesita. El niño se siente bien confiando en sus padres y explorando nuevas situaciones.

Los estilos de apego ansioso y ambivalente se caracterizan por la inconstancia de los cuidadores en satisfacer las necesidades del niño. Los niños tendrán dificultades para confiar en los demás, aunque desean desarrollar relaciones cercanas.

El estilo de apego evitativo aparece cuando los padres no están disponibles. El niño no deseará relaciones cercanas.

Otro elemento que parece ser importante es la imagen que nos hacemos de nuestra pareja. Cuanto más positiva sea, más durará la relación y la satisfacción que obtenemos de la misma.

¿Qué podemos hacer para desarrollar relaciones más satisfactorias? No es ningún secreto y los estudios lo confirman:

  • Aumentar los comportamientos positivos y que nos recompensan.
  • Iniciar actividades nuevas e interesantes.
  • Poner atención y energía en la relación.