Factores a tener en cuenta en el desarrollo de la psicología del niño

La psicología anormal se debe a múltiples causas y factores que pueden interactuar de forma diferente a lo largo del tiempo para determinar el desarrollo psicológico del niño/a. Se suele partir de tres asunciones:

  • El comportamiento de un niño está determinado por múltiples factores. Se intenta ir más allá de los síntomas considerando vías de desarrollo y  eventos interactivos que contribuyan a la manifestación de un determinado desorden.
  • El niño/a y el ambiente son interdependientes, se influyen el uno al otro. Esa interacción se denomina transacción. La persona y el ambiente contribuyen a la expresión del desorden y no pueden separarse el uno del otro.
  • Desarrollo anormal implica continuidad y discontinuidad. Hay signos de alerta o problemas de desarrollo tempranos. Continuidad implica que los cambios de desarrollo son graduales y cuantitativos y, por lo tanto, los patrones futuros de comportamiento pueden predecirse de los patrones anteriores. Discontinuidad implica que los cambios de comportamiento son abruptos y cualitativos y, entonces, el comportamiento futuro es difícilmente predecible a partir de patrones anteriores.

Cambios típicos y atípicos:

  TÍPICO PROBLEMA DESORDEN
0-2 AÑOS Comer Terquedad Autismo
Dormir Mal genio Desorden alimenticio
Cariño Dificultades higiene Retraso mental
2-5 AÑOS Hablar Discutir Desórdenes lingüísticos
Cuidarse Búsqueda atención
Controlarse Desobediencia Fobias
Relacionarse Miedos
6-11 AÑOS Aprendizaje escolar Discutir Problemas conducta
Reglas Problemas atención Desordenes aprendizaje
Responsabilidades Problemas concentración Déficit atención-hiperactividad
12-20 AÑOS Identidad Discutir Esquizofrenia
Relaciones sexo opuesto Fanfarronería Depresión

Tipos de neurotransmisores

Existen más de cien tipos de sustancias químicas que actúan como neurotransmisores. Sus efectos pueden variar según el área del sistema nervioso en el que se produzca.

Los neurotransmisores más conocidos son:

Acetilcolina: el primer neurotransmisor en ser identificado, se localiza en el cerebro, columna vertebral, sistema nervioso periférico, especialmente en el sistema parasimpático. Tiene un efecto excitador en el cerebro y sistema nervioso autónomo e inhibidor en el resto. Está relacionado con el movimiento de los músculos y las funciones cognitivas. Un nivel bajo de acetilcolina podría estar relacionado con la aparición de Alzhéimer.

Ácido glutámico: se encuentra en el cerebro y la columna vertebral y su efecto es excitador. Se relaciona con la memoria.

Ácido gamma-aminobutírico: localizado en el cerebro y la columna vertebral, es el principal neurotransmisor con funciones inhibidoras y afecta a varios comportamientos, desde la manera de alimentarse hasta la agresividad.

Dopamina: se encuentra en el cerebro y puede tener efectos excitadores o inhibidores. Se relaciona con el control de movimientos y un bajo nivel de este neurotransmisor se relaciona con la enfermedad de Parkinson. También se relaciona con los niveles de atención y los mecanismos de placer y recompensa. Se ha teorizado sobre la relación de producción de altos niveles de dopamina y enfermedades como la esquizofrenia.

Serotonina: localizado en el cerebro y la columna vertebral, es un inhibidor relacionado con los ciclos de sueño, alimentación, dolor y estado anímico. Varias teorías relacionan a este neurotransmisor con la depresión.

Endorfinas: se encuentran en el cerebro y la columna vertebral, tienen una función inhibidora, excepto en el hipocampo. Se relacionan principalmente con la supresión del dolor y sentimientos de placer.