Psicología anormal en niños

Este es el primero de una serie de posts dedicados a este tema complicado. La primera dificultad estriba en determinar qué es normal y qué no lo es.

Se define desorden psicológico como un patrón de síntomas emocionales, cognitivos, físicos o de comportamiento asociado a una o más de las siguientes tres características:

  • La persona muestra signos de sufrimiento (por ejemplo, miedo, tristeza…).
  • El comportamiento muestra algún tipo de limitación en áreas física, emocional, cognitiva o de comportamiento.
  • Estos dos elementos previos aumentan el riesgo de sufrimiento o daño del individuo (muerte, dolor, incapacidad, pérdida de libertad).

Esta definición excluye circunstancias en las que tal comportamiento pudiera ser normal como, por ejemplo, como consecuencia de la pérdida de un ser querido.

La terminología utilizada para describir comportamientos anormales describen simplemente esos patrones de comportamiento, no las personas que los padecen. Es importante evitar identificar la persona con el desorden puesto que lo contrario promueve el estigma social que rodea la salud mental. Se define estigma social como el conjunto de actitudes y creencias que producen miedo, rechazo y discriminación de las personas que sufren enfermedades mentales. Debido a este estigma social, los enfermos pueden tener baja autoestima, aislarse y sentirse desesperanzados, hasta el punto de esconder los síntomas y no buscar tratamiento.