Agresión: factores socio-psicológicos

  • Teoría de la frustración-agresión: según esta teoría, la frustración siempre produce deseos a los individuos de comportarse agresivamente y la agresión es causada únicamente por esa frustración. Cuando esa frustración no puede dirigirse hacia la fuente que la causa, se dirige hacia otros objetivos, sean amigos, familiares o animales. Una de las fuentes de frustración puede ser por ejemplo la injusticia percibida en una situación de privación relativa, que puede producir en el individuo sentimientos de frustración. Sin embargo, esta teoría ha sido criticada puesto que la frustración no desemboca solamente en un sentimiento de agresión, sino que también puede llevar a otros sentimientos, como la decepción o la tristeza, e incluso a estados como la depresión. Por lo tanto, la agresión es solo una de las múltiples respuestas que puede generar la frustración y no todos los comportamientos agresivos tiene su origen en la frustración.
  • Teoría cognitiva neo-asociativa: cualquier evento que lleva a un efecto negativo (el calor, el dolor, los olores o sonidos desagradables, etc.) puede desencadenar una respuesta agresiva del individuo.
  • Teoría de la transferencia del estímulo: la agresión estaría influenciada por la intensidad del estímulo y el tipo de emoción producido por el mismo.
  • Teoría del aprendizaje social: desarrollada por Bandura en 1973 según la cual los comportamientos, incluso el agresivo, se aprenden siguiendo un método de castigos y recompensas desde que somos niños.
  • Modelo general de agresión: tanto particularidades individuales como factores circunstanciales o estímulos fisiológicos llevan a pensamientos y sentimientos relacionados con la agresión.
Advertisements

Actitudes (3)

El modelado es un tipo de aprendizaje de comportamiento en el que una persona está influenciada por las actitudes y comportamientos que observa en otras personas. En 1967 Bandura realizó un experimento con niños que tenían miedo a los perros. A estos niños les mostró otros niños interactuando con perros durante 20 minutos al día. Después de solo 4 días, más de la mitad de los niños con miedo querían jugar con el perro.

La influencia de los medios de comunicación en el desarrollo de comportamientos es una de los argumentos que se esgrimen, por ejemplo, para afirmar que los anuncios de comida rápida y dulces contribuyen a la obesidad infantil. Debido a la misma lógica, se han prohibido en EE.UU. elementos en medios de comunicación que pueden fomentar actitudes negativas, por ejemplo fumar en una película. Por último, a veces se incluyen personajes en programas de gran audiencia con unas características determinadas (por ejemplo, el nuevo personaje de Barrio Sésamo, Julia, que presenta rasgos asociados al autismo) con la esperanza de que ayuden a los espectadores a formar actitudes positivas hacia el grupo de personas que responden a los rasgos del personaje (en el caso del ejemplo, personas diagnosticadas con autismo).