Alternativas a la teoría de la disonancia

A continuación presentamos brevemente las teorías alternativas a la teoría de la disonancia cognitiva que fue tratada en el post previo:

  • Teoría de la autopercepción de Bem (1967): las personas infieren sus actitudes por la simple observación de su propio comportamiento.
  • Teoría de la gestión de impresiones de Baumeister (1982): tendemos a mantener impresiones que son consistentes con las percepciones que queremos transmitir a los otros.
  • Teoría de la autoafirmación de Steele y Lin (1983): describe cómo se puede reducir el estrés producido por la disonancia cognitiva afirmando una parte diferente de sus identidades, incluso si esa parte no tiene ninguna relación con la causa del estrés.

Por último, simplemente apuntar que la cultura es un factor que influye en la formación de actitudes.

Advertisements

Teoría de la autopercepción y la hipótesis del feedback facial

Según la teoría de la autopercepción, examinamos nuestro comportamiento del mismo modo que el de los demás y así determinamos nuestras creencias y actitudes.Si, por ejemplo, elegimos con frecuencia de postre flan, asumimos que nos gusta el flan. Esta teoría explica porque si pedimos a alguien que se comporte de una forma determinada, especialmente con un poco de presión, podemos llegar a influir en el autoconcepto de la persona hasta el punto de cambiarlo.

Se han llevado a cabo investigaciones para averiguar hasta qué punto los estereotipos de género influyen en nuestra autoestima (Brannon 2008). Así, si una tarea es percibida por la sociedad como masculina, los hombres se ven más capaces que las mujeres de realizarla. Y al contrario, si una tarea socialmente se considera como propia del género femenino, las mujeres demuestran más confianza en su realización.

La hipótesis del feedback facial  sostiene que cambios en la expresión facial pueden conllevar cambios en las emociones. Así, una persona que sonríe se sentirá más contenta que una que frunce el ceño o más furiosa una persona con los puños cerrados que otra con las palmas abiertas, por ejemplo (Kleinke, Peterson, Rutledge 1998). No se ha demostrado todavía si estos cambios se deben a la autopercepción o si las expresiones faciales y movimientos corporales influyen en las emociones al producir cambios fisiológicos en el cerebro.


Psicología social

Empezamos una serie de posts dedicados a esta rama de la psicología que se dedica principalmente a investigar las conexiones sociales. Para ello, se centra en el análisis de tres temas interrelacionados:

  • Qué pensamos sobre nosotros mismos (autopercepción) y cómo el ambiente social influye en la percepción que tenemos de nosotros mismos. También examina cómo presentamos las ideas propias a los demás.
  • Cómo pensamos, sentimos y actuamos en sociedad y cómo el ambiente social influye en nuestros pensamientos, actitudes y comportamiento. La percepción social analiza cómo hacemos inferencias sobre otras personas y eventos . La cognición social investiga qué pensamos sobre otras personas y la sociedad y la influencia social se ocupa de estudiar el impacto de actitudes y comportamientos en los demás así como las percepciones que tenemos de actitudes y comportamientos de terceros y el impacto de acontecimientos que afectan a toda la sociedad en actitudes y comportamientos individuales.
  • Cómo nuestras actitudes y comportamientos conforman el ambiente social que nos rodea. La teoría más conocida es la de la profecía autocumplida: cómo las expectativas de terceros sobre una persona pueden llegar a determinar su comportamiento hasta el punto de confirmar esas expectativas.