Áreas del cerebro asociadas a la emoción y motivación

  • El hipotálamo registra las sensaciones placenteras asociadas a la comida, la bebida y el sexo.
  • El haz prosoencefálico medial está asociado al placer y al refuerzo.
  • La corteza orbitofrontal se activa cuando tomamos decisiones y aprendemos el valor incentivador de los sucesos.
  • El área septal registra el placer derivado de las interacciones sociales y de la sexualidad.
  • El núcleo accumbens se relaciona con el placer de la recompensa.
  • La corteza del cíngulo anterior se relaciona con el humos, la volición y las decisiones.
  • Los lóbulos frontales de la corteza cerebral se activan cuando hacemos planes, nos fijamos metas o formulamos intenciones.
  • La corteza cerebral prefrontal  se activa debido a las tendencias motivadoras y emocionales y al aprendizaje.
  • La amígdala responde ante la detección de peligro o amenazas generando miedo, ira, ansiedad.
  • El hipocampo funciona como un sistema inhibidor del comportamiento durante sucesos inesperados.
Advertisements

Mejorar a través de la motivación

Conocer los mecanismos de la motivación nos puede ayudar a reducir acciones impulsivas y comportamientos poco productivos y a aumentar experiencias positivas y acciones más útiles que enriquezcan nuestra vida. Se trata de amplificar las fortalezas propias (desarrollar recursos de motivación para mejorar) y reparar los puntos débiles (revertir faltas de motivación que pueden menoscabar la experiencia de vida del individuo).

Para ello, deberíamos identificar problemas motivaciones, como por ejemplo explicaciones pesimistas, mecanismos de defensa inmaduros o modos de toma de decisiones basados en el miedo y establecer la meta de evitarlos. Sería necesario redefinir el error y desarrollar una respuesta constructiva al mismo. También podríamos cultivar la autonomía personal y el crecimiento individual y mejorar la capacidad personal de recuperación ante la adversidad.


Día mundial de la salud mental

Cada 10 de octubre se celebra el día mundial de la salud mental. El tema de este año es la salud mental en el trabajo. Según la OMS, unos 300 millones de personas en el mundo sufren depresión, la principal causa de incapacidad en el mundo. Esta organización ha publicado una serie de prácticas para proteger y promover la salud mental en el lugar de trabajo:

  • “aplicar y hacer cumplir las políticas y prácticas de seguridad y protección de la salud, que permitan detectar el estrés patológico, las enfermedades y el consumo nocivo de sustancias psicoactivas, así como facilitar recursos para ello;
  • informar a los trabajadores de que pueden pedir ayuda;
  • promover la participación del personal en las decisiones, transmitir una sensación de control y de participación e implantar prácticas en la organización que promuevan un equilibrio saludable entre la vida laboral y personal;
  • ofrecer a los empleados programas de desarrollo profesional; y
  • reconocer y recompensar la contribución del personal”.

Si os interesa el tema, podéis encontrar más información en el siguiente enlace: OMS


El cerebro: la corteza cerebral

La corteza cerebral o córtex cerebral es responsable de las funciones más sofisticadas de nuestro cerebro. Es un tejido plegado que si lo extendiésemos ocuparía la cuarta parte de un metro cuadrado aproximadamente. Está compuesto por 4 lóbulos que están asociados a diferentes funciones del cuerpo y comportamientos humanos:

  • Lóbulo temporal, relacionado con el procesamiento de las sensaciones auditivas, lobulos y areascomprensión del lenguaje, memoria y aprendizaje.
  • Lóbulo frontal, que controla los músculos del cuerpo. Aquí se encuentra el área motora del lenguaje o área de Broca.
  • Lóbulo parietal, ocupado sobre todo de procesar las sensaciones recibidas a través del sentido del tacto.
  • Lóbulo occipital, que procesa las sensaciones visuales.

La corteza cerebral se adapta bien a los cambios. Se han observado casos de personas que sufren daños en una determinada parte del cerebro y otras partes se desarrollan para suplir la falta de funcionamiento de la parte dañada.

Igualmente, la corteza cerebral puede dividirse en 3 grandes áreas funcionales:

  • Área motora
  • Área sensorial
  • Áreas de asociación

Constancia perceptual

Si nuestra percepción del mundo exterior se formase a partir de las imágenes que recibimos a través de los ojos, el mundo seria un caos. Sin embargo, nuestra percepción es bastante constante: las personas tienen el mismo tamaño aunque los veamos desde diferentes distancias y ángulos. Un papel blanco sigue siendo blanco independientemente de la cantidad de luz que recibe. Esto es lo que se denomina constancia perceptual: los objetos físicos se perciben como constantes y sin variaciones a pesar de los cambios en su apariencia o en el medio físico.

Hay cuatro constancias visuales diferentes:

  1. Constancia de tamaño:la percepción del tamaño no depende solo del objeto que observamos, sino también del entorno en el que se encuentra, de los objetos que lo rodean y de las distancias absolutas y relativas. La constancia del tamaño se ayuda de la distancia y profundidad y de la dinámica del funcionamiento de los ojos. Sin embargo, a veces puede engañarnos, como en el caso de la luna llena cercana al horizonte, donde la percibimos mas grande y mas cerca debido a que el paisaje produce un efecto de distancia engañoso. Al contrario, cuando esta en lo alto del cielo la percibimos sola y pequeña ya que no intentamos compensar la distancia hasta nosotros.
  2. Constancia de forma: no importan las variaciones en su orientación. Compensamos los cambios también con la distancia, la profundidad y el contexto.
  3. Constancia de brillantez: percibimos la luz reflejada por un objeto independientemente de la cantidad de luz recibida en la superficie de dicho objeto.
  4. Constancia de color: percibimos el color de forma homogénea independientemente de los cambios en las condiciones lumínicas.

Sensación y percepción

Sensación: nuestros sentidos (receptores sensoriales) recogen la energía del estímulo del mundo exterior y la codifican en señales nerviosas. El proceso por el que se convierte la energía del estímulo del mundo exterior en información neurológica se llama transducción sensorial.

Percepción: el cerebro reconoce la sensación y la integra con información ya existente. Es decir, el trabajo de nuestro cerebro es percibir el mundo que nos rodea de acuerdo con la capacidad del sistema nervioso y datos preexistentes.

Los estímulos necesitan cierta magnitud para poder ser detectados por nuestros sentidos. Esa magnitud se llama umbral sensorial absoluto. Los estímulos por debajo de este umbral se denominan subliminales y los que lo superan, supraliminales.

Sin embargo, no somos capaces de ser conscientes de todos los estímulos todo el tiempo, sino que seleccionamos los estímulos a los que prestamos atención. Esta actividad se denomina atención selectiva. Por un lado, evita la sobrecarga de nuestro sistema cognitivo  de información proveniente del mundo exterior y por otro selecciona la respuesta a esa información.

Para explicar el momento en el que se selecciona la información de la que somos conscientes se han desarrollado modelos de atención temprana (información seleccionada a partir de sus características físicas), de atención tardía (información seleccionada a partir de sus características físicas y de su semántica) y de atención múltiple (selección en cualquier momento del procesamiento de la información).

Test de atención selectiva