El gusto

Tenemos repartidos unos 10.000 botones gustativos en las papilas gustativas de la lengua, la garganta y otras partes de la boca que se renuevan cada 10 días y son capaces de captar cuatro estímulos básicos (sabores): dulce, salado, amargo y agrio. Un quinto, la palabra japonesa “umami”, se utiliza para la detección de aminoácidos en los alimentos.Estos sabores sirven para alertarnos sobre alimentos potencialmente peligrosos, ya que por norma general un mal sabor indica un alimento dañino. El gusto también nos ayuda a no comer demasiado, puesto que cuando estamos llenos la intensidad de la percepción de los estímulos dulces y salados disminuye.

El sentido del gusto es muy diferente de una persona a otra. Así, hay personas muy sensibles a los sabores (hipergeusia) y otras que casi no son capaces de detectarlos (hipogeusia) e incluso insensibles a los mismos (ageusia).

El sentido del gusto está muy relacionado con el del olfato y generalmente los trastornos en cualquiera de ellos están interrelacionados.

gusto