Percepción del equilibrio

Existen varias estructuras en el oído relacionadas con la percepción del equilibrio:

  • Los conductos semicirculares del oído interno, que consisten en tres tubos con un líquido denominado endolinfa que circula por ellos cuando la cabeza gira, indicando un movimiento rotatorio a través de los otolitos, pequeños cristales sensibles al movimiento localizados en los conductos semicirculares. Cuando nos movemos, esos cristales se desplazan registrando movimientos rotatorios.
  • El sáculo y el utrículo perciben la aceleración linear (como el despegue de un avión).

Las informaciones registradas se envían a la mácula y de esta van al encéfalo. Sin embargo, también en la percepción del equilibrio nuestro cerebro se puede equivocar: el mareo espacial o síndrome de adaptación al espacio se puede explicar por la inexperiencia de nuestro cerebro para interpretar mensajes de otolitos en circunstancias de gravedad cero. Igualmente, el mareo común o síndrome del desembarco se debe al exceso de estimulación de los conductos semicirculares.

equilibrio