Sesgos de grupo que pueden influir en el comportamiento

  1. Polarización grupal:las tendencias iniciales del grupo se convierten en más extremas después de un debate dentro del grupo. Si las posiciones de partida eran prudentes, el resultado sera un comportamiento más prudente aún. Si el comportamiento era arriesgado, la decisión será más arriesgada que si la tomara un individuo solo. Por ello Wallach, Kogan y Bern dieron el nombre de cambio arriesgado a este fenómeno en 1962. Esta tendencia se explica porque en debates de grupo los individuos buscan y escuchan opiniones que apoyan la propia y porque algunos miembros del grupo, para Cómo mejorar las relaciones de grupoencajar mejor en el mismo, expresan sus opiniones de modo extremo para demostrar que sus convicciones son fuertes y van en la dirección correcta. Este efecto se puede observar a veces en las deliberaciones de los miembros de un jurado popular.
  2. Pensamiento de grupo: se refiere a la tendencia de ciertos grupos a buscar el consenso y la unanimidad en lugar de buscar la mejor decisión para el grupo (Janis 1972). Estos grupos tienden a sobreestimar la moralidad y la invulnerabilidad de su grupo y descartan opiniones contrarias, fomentando que miembros del grupo con opiniones diferentes no las emitan por miedo a ser rechazados por el grupo. Para contrarrestar este efecto, el líder del grupo debe valorar la opinión de todos los miembros del grupo y fomentar la crítica constructiva, promover la comunicación en el grupo, que será lo más diverso posible, e incluso contar con una persona que esté al tanto de estos sesgos grupales para controlarlos y evitarlos.

Relaciones grupales

Interactuamos en grupos a diario de forma informal (ocio) o de manera más formal y estructurada (trabajo, deporte). Estos grupos influencian nuestras actitudes y comportamientos de manera positiva y negativa. Por ello vamos a dedicar una serie de posts a conocer un poco más cómo funcionan y cómo influyen en nuestro comportamiento.Facilitación grupalInhibición grupalHolgazanería socialCohesión grupal

Hay varias definiciones de grupo, por ejemplo la de Rupert Brown: un grupo existe cuando dos o más personas se definen como miembros del mismo y su existencia es reconocida al menos por un tercero (Brown 2000). Hay procesos que tienen lugar dentro de un grupo (proceso intragrupal) y otros que tienen lugar dentro de un grupo (procesos intergrupales).

Comportamientos dentro de un grupo:

Facilitación grupal: realizamos una tarea mejor en grupo que solos. Suele tratarse de tareas sencillas como individuo.

Inhibición grupal: realizamos una tarea peor en grupo que solos. Suelen ser tareas que nos resultan difíciles como individuos.

Holgazanería social: de acuerdo con el modelo de esfuerzo colectivo, estamos motivados a esforzarnos en un grupo cuando creemos que nuestro esfuerzo es identificable y distintivo, que hará una diferencia en el grupo y que el resultado final será positivo.

Cohesión grupal: los grupos con alto nivel de cohesión obtienen mejores rendimientos.


Porqué nos equivocamos al intentar averiguar los motivos del comportamiento de otros

Resumiendo, hacemos atribuciones de disposición porque son más rápidas y fáciles, pero deberíamos valorar la situación que rodea a la persona antes de llegar a conclusiones de disposición.

Generalmente tomamos en cuenta los factores internos de la persona para explicar su comportamiento y solo más tarde nos fijamos en las circunstancias que rodean a esa persona y que pueden ayudarnos a explicar su comportamiento. Además, tendemos a creer que las personas no pueden realizar comportamientos contrarios a sus actitudes. Por ejemplo, si alguien se cuela en la cola del supermercado, lo primero que tendemos a pensar es que la persona es poco considerada y bastante aprovechada. Solo en una segunda instancia  pensaremos que quizás se ha colado porque tiene prisa debido a una urgencia. Y es que lo más prominente para el observador es la persona, no las circunstancias, que puede incluso desconocer. Cuando los factores de situación son prominentes, tendemos a hacer menos atribuciones de disposición.

Por último, nosotros mismos nos vemos comportándonos de modo diferente en situaciones diferentes, pero no tenemos esa oportunidad con terceros, así que tendemos a asumir que nuestro comportamiento es más variable que el de los otros, lo cual es un error.


Error fundamental de atribución y efecto actor-observador

Brevemente, el error fundamental de atribución es muy común en las sociedades occidentales y consiste en sobreestimar la importancia de los motivos personales y subestimar la importancia de las circunstancias que nos rodean a la hora de explicar el comportamiento de un tercero.

El efecto actor observador describe la tendencia a considerar el comportamiento de terceros como influido por factores de disposición y considerar el comportamiento propio como causado por la situación que nos rodea. Se explica porque nosotros conocemos nuestros sentimientos y pensamientos en una situación dada, pero ignoramos los de extraños. Por eso suelen cometerse menos errores con personas cercanas, puesto que tenemos más acceso a sus pensamientos y sentimientos que a los de completos desconocidos. Influyen también en este efecto factores que nos permiten mantener una imagen positiva de nosotros mismos. Negativamente, estos factores de motivación pueden incluso llevarnos a culpar a terceros de su mala fortuna. De hecho, tendemos a asumir que las cosas buenas suceden a las buenas personas y las cosas malas a las malas personas. Esto se conoce como creencia en un mundo justo (Lerner, 1980) y es una estrategia que nos permite, por un lado, mantener nuestras percepciones idealistas para vernos relativamente libres de daño en el mundo que nos rodea y, por otro lado, fomenta una mentalidad de recompensa que nos motiva a mantener metas a largo plazo.QUIEN SIEMBRA VIENTOS RECOGE TEMPESTADES El reverso negativo de este efecto es que las personas con una fuerte creencia en un mundo justo suelen manifestar actitudes negativas hacia colectivos desfavorecidos, puesto que piensan que estas personas se merecen la mala situación en la que se encuentran. Es un modo de pensar muy enraizado en la psique humana que encontramos en frases populares como la de la imagen.