Atribuciones intergrupales

En los cuatro post previos hemos visto cómo las atribuciones ayudan a explicar el comportamiento de individuos y las diversas teorías para explicar cómo las utilizamos. Además, también contamos con atribuciones intergrupales para explicar el comportamiento propio basándonos en la pertenencia a un determinado grupo y atribuciones del comportamiento de terceros basándonos en su pertenencia a otro grupo diferente. Si, por ejemplo, estos grupos son etnocéntricos, podemos realizar atribuciones que resultan ser estereotipos (se juzga a la persona por su pertenencia a  un grupo en lugar de por sus características individuales) y que pueden ser la raíz de prejuicios y comportamientos discriminatorios.

Igualmente, se ha demostrado que se hacen atribuciones diferentes según el género del individuo. Estudios muestran como los éxitos de los hombres se tienden a atribuir a la habilidad del individuo, mientras que los éxitos de las mujeres se atribuyen al esfuerzo. Del mismo modo, los fracasos masculinos se atribuyen a la mala suerte y, sin embargo,  los femeninos, a la falta de habilidad.

Debemos de estar alerta ante este tipo de atribuciones sesgadas para evitar caer en comportamientos que perjudican al grupo más amplio al que todos pertenecemos, el género humano.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s