Teoría de la covariación de Kelley

Esta es la tercera teoría que intenta explicar cómo funciona la percepción social. Fue desarrollada por Harold Kelley en 1967 y se centra en los factores presentes en el momento en el que se da un comportamiento X y los factores ausentes cuando el comportamiento no acontece.  Estos factores y la información que proporcionan son utilizados para desarrollar explicaciones causales del comportamiento. Esa información se clasifica en tres tipos:consenso, distintividad y consistencia.

  • Consenso de la información: Si existe acuerdo en que muchas personas se comportan de la misma manera, hay más probabilidades de hacer una atribución que si fueran pocas personas.
  • Distintividad de la información: Distinguiremos si el comportamiento del actor en una situación dada es inusual o usual en situaciones diferentes.
  • Consistencia de la información: Si la actitud o comportamiento de la persona similar a lo largo del tiempo haremos probablemente una atribución de disposición. Si el comportamiento es inusual en una situación determinada para una persona dada (actor), haremos una atribución situacional.

Cada elemento de información puede tener un valor alto o bajo y se pueden combinar de formas diferentes: Si consenso y distinción son bajos y la consistencia alta, haremos una atribución interna o de disposición. Si los tres son altos, haremos una atribución de situación. Poca consistencia, no podemos hacer ninguna atribución.

CONSENSO DISTINTIVIDAD CONSISTENCIA ATRIBUCIÓN
Alto Alto Alto Situación
Bajo Bajo Alto Disposición
—– —– Bajo —–

 

Este modelo tiene algunas limitaciones, siendo la más importante que no distingue entre la conducta intencional y la no intencional.

Advertisements

Teoría de la inferencia correspondiente

Esta es la segunda teoría que intenta explicar cómo funciona la percepción social y fue desarrollada por Jones y Davis. De acuerdo con la misma, inferimos si un comportamiento dado está causado por la disposición interna de la persona o por las circunstancias que la rodean teniendo en cuenta varios factores relacionados con la acción en cuestión. La teoría propone que hay tres elementos que influyen en hasta qué punto se atribuye el comportamiento a la persona y no a la situación:

  1. ¿La persona puede elegir el comportamiento? Si sabes que la persona fue forzada a realizar determinado comportamiento es razonable pensar que la acción se debe a la situación y no a la persona. Tener conocimiento de los efectos de la acción por el actor y tener la capacidad de conseguir el efecto deseado son dos precondiciones para la atribución de intención. Igualmente, la intención es una precondición para realizar inferencias sobre la motivación del actor.
  2. ¿El comportamiento es el esperado según el rol social o las circunstancias? Realizaremos una atribución cuando el comportamiento que no es requerido y no es el esperado socialmente en una situación determinada.
  3. ¿Cuáles son los efectos buscados o las consecuencias del comportamiento de la persona? Si el comportamiento produce un efecto determinado, se ve qué motiva a la persona para comportarse de ese modo. Si la acción conlleva varios efectos positivos, es más complicado hacer una inferencia para descubrir la motivación de tal comportamiento.

Teoría de la psicología ingenua de la acción

La percepción social es el proceso por el cual nos formamos impresiones de otras personas y hacemos inferencias sobre su comportamiento. Hay cuatro teorías que intentan explicar este proceso y en este post nos ocupamos de la primera de ellas, la teoría de la psicología ingenua de la acción de Heider. Esta teoría establece que analizamos las causas y los efectos de las acciones de los demás para entender tanto el mundo que nos rodea como el comportamiento de las demás personas y entonces formulamos teorías causales con una estructura semejante a las teorías científicas. Por ello para Heider todos somos psicólogos ingenuos.

Su teoría se basa en tres principios:

  • Necesitamos explicar las causas del comportamiento de otras personas para entender su motivación.
  • Conociendo las motivaciones de un comportamiento dado, podremos predecir cómo la persona se comportará en el futuro.
  • Cuando hacemos atribuciones causales, distinguimos entre causas de comportamiento internas (el comportamiento está causado por factores personales como habilidades, esfuerzo, personalidad…) y externas (circunstancias que pueden influir en el comportamiento). Por ejemplo, si al conducir observamos a un conductor agresivo en la carretera, podemos pensar que la persona tiene prisa por alguna razón (atribución externa) o que la persona es agresiva (atribución interna). La teoría de la atribución es el marco de muchas investigaciones psicosociales posteriores.