Teoría de la autopercepción y la hipótesis del feedback facial

Según la teoría de la autopercepción, examinamos nuestro comportamiento del mismo modo que el de los demás y así determinamos nuestras creencias y actitudes.Si, por ejemplo, elegimos con frecuencia de postre flan, asumimos que nos gusta el flan. Esta teoría explica porque si pedimos a alguien que se comporte de una forma determinada, especialmente con un poco de presión, podemos llegar a influir en el autoconcepto de la persona hasta el punto de cambiarlo.

Se han llevado a cabo investigaciones para averiguar hasta qué punto los estereotipos de género influyen en nuestra autoestima (Brannon 2008). Así, si una tarea es percibida por la sociedad como masculina, los hombres se ven más capaces que las mujeres de realizarla. Y al contrario, si una tarea socialmente se considera como propia del género femenino, las mujeres demuestran más confianza en su realización.

La hipótesis del feedback facial  sostiene que cambios en la expresión facial pueden conllevar cambios en las emociones. Así, una persona que sonríe se sentirá más contenta que una que frunce el ceño o más furiosa una persona con los puños cerrados que otra con las palmas abiertas, por ejemplo (Kleinke, Peterson, Rutledge 1998). No se ha demostrado todavía si estos cambios se deben a la autopercepción o si las expresiones faciales y movimientos corporales influyen en las emociones al producir cambios fisiológicos en el cerebro.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s