Percepción en recién nacidos

Los recién nacidos prefieren estímulos moderadamente complejos sobre los demasiado simples o demasiado complejos, aunque las preferencias van cambiando con el tiempo. Por ejemplo, los recién nacidos prefieren patrones sencillos con grandes contrastes, mientras que un bebé de 5 meses puede hacer distinciones más sutiles de contraste y configuración.

A los 3-4 meses, los bebés parece que responden a aspectos globales de figuras y que utilizan las mismas técnicas de agrupación de Gestalt que los adultos, en base a los principios de similitud y proximidad.

Son capaces de reconocer las caras desde muy temprano, lo cual ha llevado a desarrollar una teoría según la cual podría haber partes del cerebro que se especializan en el reconocimiento facial. Esto está en parte fundamentado por la existencia de una enfermedad  llamada prosopagnosia. Quien la sufre tiene dificultades para percibir y reconocer rostros humanos y en casos severos pueden llegar a no reconocer su propio rostro en un espejo. También podría estar amparado en las observaciones que demuestran que bebés de tres días prefieren mirar rostros que los adultos considerarían atractivos en lugar de rostros que se considerarían no atractivos. Igualmente, no todos  los rasgos se perciben de igual modo. Cambios en la boca y la nariz pueden pasar desapercibidos, pero no así los cambios en la línea del cabello y en los ojos.

Las orejas de un recién nacido ya están completamente desarrolladas, pero la corteza auditiva todavía sigue desarrollándose durante el primer año de vida. Los sonidos son percibidos, procesados y registrados por el feto a partir de la semana 20 puesto que el recién nacido muestra una clara preferencia por la voz de la madre, a veces por la del padre y también por piezas de música a las que ha estado expuesto durante el tiempo de gestación. Esto prueba también la habilidad de aprendizaje perceptual de los fetos. Además, los recién  nacidos también son capaces de localizar la fuente de un sonido girando la cabeza o los ojos hacia el sonido. Esto ha sido demostrado a los 3 minutos del nacimiento.

El tacto y la temperatura están entre los primeros sentidos que emergen durante el desarrollo del feto, y ya desde el nacimiento hay una diferencia en la percepción del dolor entre hombres y mujeres, siendo estas más sensibles.

Los recién nacidos evitan olores desagradables y se inclinan hacia olores agradables. Bebés de menos de 2 semanas se giraran hacia un objeto impregnado del olor de sus madres. El aprendizaje olfativo tiene lugar durante la gestación, pues buscarán objetos marcados con el líquido amniótico de la madre, fluido que llena la nariz del feto durante la gestación. Por último, los receptores de sabores se desarrollan a partir de la semana 13.

Advertisements


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s