¿Para qué sirven las emociones?

Darwin, en su libro “La expresión de las emociones en humanos y animales” de 1872, argumentaba que las emociones ayudan a los animales a adaptarse al medio que les rodea.

Según Ekman (1994), las emociones ayudan a la supervivencia porque ayudan a lidiar con tareas vitales como explorar os alrededores, desarrollar y mantener relaciones, evitar daños, reproducirse, luchar, cuidar y dejar cuidarse…

Según Plutchik (1980), las emociones sirven al menos para 8 fines: protección, destrucción, reproducción, reunión, afiliación, rechazo, exploración y orientación.

Todas las emociones son beneficiosas porque dirigen la atención y canalizan el comportamiento hacia donde se necesita, según las circunstancias en las que se encuentra el individuo.

Además, las emociones cumplen una función social:

  • Comunican nuestros sentimientos a otros.
  • Influyen en el modo en el que otros interactúan con nosotros.
  • Incitan y facilitan la interacción social.
  • Crean, mantienen y disuelven relaciones.

Son mensajes no verbales que comunican nuestros sentimientos a terceros. Así, por ejemplo, la sonrisa, además de comunicar alegría, facilita la interacción social, mientras que una cara seria la frena.

Advertisements

Las emociones básicas

Las emociones básicas:

  • Son innatas.
  • Aparecen las diferentes personas dadas las mismas circunstancias.
  • Se expresan de manera única y distintiva.
  • Producen una respuesta altamente predecible y diferenciada.

Las emociones básicas son, según Paul Ekman:

  1. El miedo: aparece cuando la persona interpreta que la situación en la que está es peligrosa y amenaza su bienestar. El miedo nos advierte de nuestra vulnerabilidad.
  2. La ira: surge cuando la situación no es como creemos que debiera ser debido a obstáculos o limitaciones. Es la emoción más pasional y la más peligrosa, puesto que su objetivo es destruir barreras ambientales.
  3. El asco: está relacionado con deshacerse de algo desagradable. Provoca motivación para evitar situaciones que nos resultan desagradables.
  4. La tristeza: producida por separaciones y fracasos, motiva al individuo a intentar que todo vuelva a ser cómo antes del evento que causó esa emoción.
  5. La alegría: producida por un resultado esperado, es la evidencia de que las cosas van bien.
  6. La sorpresa: es la emoción más común en el día a día y nos estimula a investigar y explorar.

Recientemente, científicos de la Universidad de Glasgow han reducido la lista a 4 emociones básicas. Puedes encontrarlas en este enlace.


¿Qué causa una emoción?

En realidad, la pregunta debería de ser, las emociones ¿son un fenómeno biológico o un fenómeno cognitivo?

En favor de la teoría biológica juega que la mayoría de los procesos emocionales en la vida permanecen en un nivel no cognitivo, automático, inconsciente y conducido por estructuras subcorticales. Panksepp por ejemplo pensaba que son biológicas porque:

  • Los estados emocionales son difíciles de expresar verbalmente. Por ello quizás su origen sea no cognitivo.
  • La experiencia emocional puede ser inducida por procedimientos no cognitivos.
  • Tanto bebés como animales tienen emociones.

En favor de la teoría cognitiva aparece el argumento de que es el reconocimiento cognitivo del significado de un evento el que produce la emoción. ¿Es un evento positivo?¿Negativo?¿Seré capaz de sobrellevarlo?

En cualquier caso, las investigaciones en este campo continúan y lo más probable es que las emociones se deban a una combinación de los elementos biológico y cognitivo.


¿Qué son las emociones?

Las emociones son multidimensionales. Por un lado, son sentimientos subjetivos porque nos hacen sentirnos de una manera determinada (por ejemplo, enfadados, contentos, etc.). Por otro lado, son reacciones biológicas para movilizar energía en el cuerpo y responder a las situaciones a las que se enfrenta el cuerpo. Además, tienen un propósito o finalidad. Por ejemplo: la ira crea una motivación para hacer algo que quizás de otro modo no haríamos. Por ejemplo, protestar por una injusticia. Por último, las emociones son también fenómenos sociales, puesto que cada una de ellas transmite señales faciales, corporales y vocales determinadas que comunican a los otros la calidad e intensidad de nuestras emociones. Por todo esto es difícil definir qué es una emoción, porque cada una de esas cuatro dimensiones simplemente acentúa una de las facetas de la emoción.

Las emociones afectan a la persona completamente:Las emociones son_

  • El sentimiento es una experiencia subjetiva, enraizada en los procesos cognitivos.
  • La reacción corporal se debe a la activación neuronal, que incluye la actividad de sistemas hormonales y otros para preparar el cuerpo para la acción a emprender.
  • El propósito es reaccionar ante un circunstancia determinada.
  • La comunicación no verbal cumple con un aspecto comunicativo.

Por lo tanto, se puede decir que la emoción es la construcción psicológica que une y coordina esos cuatro aspectos de la experiencia en una reacción a un elemento desencadenante para que el individuo se adapte con éxito al mismo, y en un sentido general, a las circunstancias de la vida.


Los conflictos en las relaciones de pareja

Según Drigotas, Whitney y Rusbult (1995), hay 4 formas de enfrentar un conflicto:

  • Discutir el problema, aportar soluciones y buscar ayuda serían maneras constructivas de enfrentar el conflicto.
  • Apoyar al otro/a es positivo, pero es una manera pasiva de enfrentar el conflicto.
  • Ignorar al otro/a, pasar menos tiempo juntos o criticar es una manera negativa de encarar el problema y denota falta de cuidado de la relación.
  • Separarse, abusar del otro, amenazar con irse son las peores actitudes a adoptar cuando se atraviesan tiempos difíciles.

Según Gottman y Levenson (2002), existen 4 actitudes letales para una relación de larga Diseño sin título (1)duración:

  • Quejarse sobre rasgos de la pareja o sobre la relación.
  • Actuar con desdén hacia la pareja.
  • Estar a la defensiva, protegiéndose a uno mismo.
  • Retirarse emocionalmente y encerrarse en uno mismo.

¿Cómo resolver de forma efectiva el conflicto?

  • Intentar comprender el punto de vista del otro/a y ponerse en su lugar.
  • Disculparse es importante. Minimiza el conflicto y llevar a restaurar la relación.

 


Relaciones satisfactorias

Uno de los elementos que parece influir en las relaciones que desarrollamos como adultos son los estilos de apego. Estos estilos se desarrollan a partir de las experiencias tempranas de la persona con sus cuidadores o padres. Investigaciones sugieren que el estilo de apego determinará el tipo de relaciones que desarrollaremos como adultos.

El estilo de apego seguro se desarrolla cuando los padres/cuidadores atienden las necesidades del niño y están disponibles para él cuando lo necesita. El niño se siente bien confiando en sus padres y explorando nuevas situaciones.

Los estilos de apego ansioso y ambivalente se caracterizan por la inconstancia de los cuidadores en satisfacer las necesidades del niño. Los niños tendrán dificultades para confiar en los demás, aunque desean desarrollar relaciones cercanas.

El estilo de apego evitativo aparece cuando los padres no están disponibles. El niño no deseará relaciones cercanas.

Otro elemento que parece ser importante es la imagen que nos hacemos de nuestra pareja. Cuanto más positiva sea, más durará la relación y la satisfacción que obtenemos de la misma.

¿Qué podemos hacer para desarrollar relaciones más satisfactorias? No es ningún secreto y los estudios lo confirman:

  • Aumentar los comportamientos positivos y que nos recompensan.
  • Iniciar actividades nuevas e interesantes.
  • Poner atención y energía en la relación.

 


Actitudes ante el amor

En 1976 Lee propuso una teoría que clasificaba las actitudes ante el amor en seis tipos diferentes, tres primarios: eros, ludus y storge; y tres secundarios: manía, pragma y ágape. A partir de esta clasificación, en 1986 Hendrick y Hendrick propusieron una escala de actitudes ante el amor que teoriza que preferimos compañeros con la misma actitud ante el amor que la propia:

Eros: amor romántico y pasional. Se traduce en relaciones románticas y  generalmente los individuos cuentan con alta autoestima.

Ludus: amor lúdico. La relación se toma como un juego de disfrute mutuo, sin una intención seria.

Storge: amor-amistad. Se trataría de un compromiso duradero que se forja lentamente en el que la confianza entre la pareja es muy grande.

Manía: amor posesivo o dependiente, con estados emocionales intensos.

Pragma: amor lógico y práctico. Búsqueda de seguridad con la relación.

Ágape: amor altruista, muy poco frecuente. Más preocupados por su compañero que por sí mismos.